jueves, 4 de septiembre de 2014

1er capítulo de mi novela "ENTRE EL MIEDO Y EL AMOR"

Capítulo I
            Los besos se hacían cada vez más forzados e insistentes. Sus manos, firmes y robustas, recorrían el cuerpo de Marta con ademanes posesivos. Pechos, muslos, espalda, brazos, todo era vilmente manoseado por Carlos. Su lengua, húmeda y apresurada, recorría cada centímetro de la piel de ella. Con premura, le quitó el suéter verde para así poder succionar y mordisquear sus pezones rosados, una vez tras otra.
        Para ya – gritó Marta. No quería seguir con aquello, y menos en aquel estado y en aquel lugar público.
            Carlos ignoró por completo su petición. Después del jersey, fue el cinturón y los botones de los vaqueros. Metió la mano derecha en el pantalón hasta llegar a su clítoris, húmedo y ampliamente excitado. Con movimientos violentos, introducía los dedos hacia su interior, sin un ápice de delicadeza y respeto.
        ¡No, para ya! – volvió a gritar.
        ¡Pero si estás mojada!, no me digas que no te gusta cómo te toco. Estás deseando que te la meta – pronunció despectivamente.
            Él seguía jugando con el cuerpo de Marta, como si se tratase de una marioneta. Desabrochó su pantalón y lo bajó a la altura de los tobillos.
        ¡Suéltame!, no me toques – imploró gritando, mientras intentaba desasirse de sus garras. Para su indignación, alrededor no había nadie.
        Zorra, no me digas que no quieres. Llevas toda la noche provocándome. Eres una chica mala, muy mala. Éste va a ser tu castigo.
            Todos los esfuerzos de Marta por escapar eran en vano. Él era mucho más fuerte y le había agarrado las manos sobre la cabeza. Nadie escuchaba sus gritos de desesperación.

            Carlos consiguió librarse de los pantalones de Marta con un fuerte tirón, pasando la pierna derecha de ella por su cintura, cogió su protuberante miembro con la mano derecha y lo introdujo en su vagina, llenándola por completo, sin preámbulos. Marta gritó por el dolor que sintió en esa acometida, seca y presurosa, pues era su primera vez. Sintió que algo se despedazaba en su interior. Entre sollozos, suplicaba que se detuviera, pero él seguía moviéndose de forma agresiva y perversa.............

SANDRA EC 

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha gustado mucho este primer capítulo :) ¿Dónde se puede seguir leyendo?
    Si quires contéstame en mi twitter: @Sopadeletrasblo te sigo ^^
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal, muy buen blog, es muy atractivo. Felicidades.
    Me he unido a él ojalá también hagas lo mismo.
    Un saludo.

    http://benevellealicui.blogspot.mx/

    ResponderEliminar